fbpx

Antes de que seas seleccionado y puedas empezar a trabajar en una empresa, hay factores que debes tener en cuenta para no meter la pata y pasar a formar parte de los miembros de la lista negra.

Si no tienes muy claro lo que implica estar en la lista negra, te lo resumimos de manera muy breve: la compañía no te va a contratar hoy, ni mañana y probablemente no lo haga nunca. A no ser que pierdan la lista, se olviden de tu cara y rectifiques tus errores.

Te enumeramos algunas de las situaciones que debes evitar para ser un candidato top para los empleadores. Y, obviamente, para aumentar tus posibilidades de tener éxito tras el proceso de selección :

  1. No presentarte a una entrevista de trabajo sin previo aviso.

    A todos nos pueden surgir problemas o complicaciones, pero es importante avisar si no podemos acudir a una reunión por varias razones. En primer lugar, porque le has podido quitar la oportunidad a una persona que en principio estaba descartada y, fundamentalmente, porque la persona encargada de hacerte la entrevista ha organizado su agenda exclusivamente para verte a ti.

  2. Tener una actitud pasota o pasiva durante un proceso de selección.

    Es importante mostrar interés y atención. Si mantienes una actitud de indiferencia, la empresa puede llegar a entender que la oferta de trabajo no te interesa lo suficiente.

  3. No saber nada acerca de la empresa.

    Al igual que es importante mostrar interés por el puesto de trabajo ofertado, es imprescindible estar informado acerca de la empresa. Investiga su página web, busca noticias en prensa e identifica los puntos con los que te sientas más identificado, siempre es bueno resaltarlo en una entrevista de trabajo.

  4. Tener una reacción de queja o enfado de no haber sido el candidato seleccionado.

    Se escuchan muchas anécdotas sobre la reacción de algunos candidatos al ser rechazados de un proceso de selección y muchas de ellas no son especialmente buenas… Si una empresa no te contrata, no te lo tomes como algo personal, piensa que pueden ser cientos de personas las que se inscriban en una oferta y que ya solo por participar en el proceso de selección has sido afortunado. Ante una llamada en la que la empresa te descarte, limítate a dar las gracias y preguntar las razones que les han llevado a tomar esa decisión y cómo puedes mejorar para la próxima oportunidad.

  5. Tener comentarios u opiniones controvertidas en tus redes sociales.

    Cuidar tu imagen es fundamental, especialmente en la era de la digitalización, y es que, muchas empresas revisan tus redes sociales antes de llamarte para una entrevista. Si hablas mal de otras empresas, mantienes una actitud pesimista o tiendes a generar polémica y la empresa lo ve… lo tienes difícil.

Quizás para algunos sean recomendaciones obvias, pero es fundamental saber de antemano cómo comportarse y, sobre todo, mantener una actitud positiva.

Por todo esto, te animamos a que recuerdes lo más importante: ser optimista, amable y dar todo de ti mismo para demostrar lo mucho que vales.